18 julio, 2008

Dedicado a los hombres que transitaron la TF-13 entre las 11:30 y las 12:00 o Anatomía de un pollo

2008, jul, 18

Mírala. Está buenísima, ¿eh? Y ese vestidito... mmmh. Te imaginas todas las cosas que podrías hacer con ella mientras la miras lascivamente cuando pasas con el coche. Síguela. No, tengo que... No, no tienes nada que hacer; síguela, anda, y a lo mejor te recompensa.

Te subes a la guagua detrás de ella, y te bajas en su parada. No ha abierto la boca en todo el trayecto. Entra a su casa como alma que lleva el diablo, con la cabeza gacha y procurando no mirar a los coches que pasan e ignorar, seguramente, las pitas que suenan a su alrededor. Ves que agarra fuertemente su vestido: el viento lo levanta suavemente, y no hay manera de que ella logre impedirlo. Finalmente cierra la puerta de su casa tras ella y la oyes suspirar cada tres segundos. Y de repente algo cambia. Ya no lleva un vestido verde. Ahora viste una falda azul marina hasta el suelo, una camisa de manga larga con un poco de escote blanca y un delantal e la cintura. No te lo crees, pero ves a tu madre... o tal vez veas a tu hija. Lloran desconsoladas, hablan con otra mujer, es posible que sean sus madres. ¿Por qué llora?, te preguntas, y ella, aunque no te oye, te responde mientras suplica con la mirada a su confidente.

Le cuenta lo mal que se ha sentido, le pregunta que si su actitud (sentada con los brazos cruzados y la frente alta) no era la correcta, le pregunta que si debió de responder a las miradas y los gestos. No hubo nada de discreto en todo lo que vio u oyó, la fantasía del caballero y hombre cortés se había desvanecido en un instante y había aparecido un monstruo horrible, malvado y desconsiderado que la había violado sin tocarla. Te sientes sucia, afirmó la madre de tu madre, tu abuela, también mujer, tratando de completar una frase que la mujer que te dio la vida no logró terminar debido al llanto...

Te sientes mal, ¿no? No quieres que tu madre se sienta así, ni quieres verla llorar, porque ella no hizo nada, ella era una señora, ¿verdad?

Pues piensa en esto cada vez que mires a una mujer como si fuera una puta muñeca inchable.

6 comentarios:

Püzilala dijo...

me encanta el titulo. me encanta :) y la frase final me aclara muchas cosas, es la unica pega que le pongo al texto, que no esta muy claro el transcurrir de la accion, te lias un poco. pero luego lo ves todo claro :) esta muy bien me gusta mucho! una buena primera impresion :D besitos!

Libelle dijo...

Muchas gracias flor! La verdad es que es normal que el texto no siga una linealidad determinada, porque son sólo pensamientos demasiado sentidos...

Muchas gracias por comentarlo flor!!! (y por decirme las pegas sobre todo!!)=D=D

Besitooos!!

Smilegirl dijo...

Acabas de soltar finamente todo lo que han sentido miles y miles de mujeres cuando salen a la calle, toda esa rabia acumulada y el miedo que sienten por no saber si las dejarán llegar al humbral de su puerta... es que el acto en sí es lioso y no tiene linealidad :S solo caminas, piensas muchas cosas y sigues caminando más deprisa si se puede, pero sin correr por si se notara demasiado que huyes de ese monstruo ... yo lo haría aún más largo :P porque el tema da que hablar y sentir... lamentablemente.

Libe te adoroooooo :D
me encanta como escribes, te lo había dicho alguna vez :P

Besitosssssss!!! ^^

Libelle dijo...

La verdad es que si que es eso nada más (o nada menos, según se mire...) Es muy muy chungo sentirse así, pero algún día, alguien se dará cuanta de que ¡ala!, no se debe tratar así a las personas...

El chocolate salvará al mundo!!=D

Yo también te adoro mucho mucho flor!!!

Smilegirl dijo...

Chocolateeeeeeee.... :d

yo también digo que esa sustancia maldita salvará al mundooooooo :DDDD

A mí me salva a menudo!! :)

besotes de chocolate!!!

Sara dijo...

soy un cristal! no me habia dado cuenta!" MOLO reflejo la luz solar ^^